La bodega Mataburras

Exterior de la bodega mataburrasLa bodega mataburras es una de las bodegas más antiguas, está excavada en el subsuelo, a las afueras del pueblo de La Horra en la zona llamada el cogollo. Desde tiempo inmemorial ha sido utilizada como lugar para la elaboración y conservación del vino. En aquellos años, no hace muchos, la riqueza del pueblo estaba en estas bodegas que contenían los vinos, producto de sus cosechas anuales.

Hoy día la bodega mataburras se encuentra en período de restauración, debido al deterioro que ha sufrido a lo largo de los años pasados, por derrumbe de sus naves y la filtración de aguas subterráneas.

Tiene una profundidad de aproximadamente 5 m. La temperatura oscila entre los 8 grados centígrados en invierno y 12 grados centígrados en verano. Como se sabe, cuanta más profundidad tenga una bodega, más frescura se siente, es decir la temperatura será más baja.

El exterior es de piedra labrada, puerta de hierro (en sustitución de la puerta de madera original) y con ranuras de ventilación en la misma puerta.

Tiene importancia y es la "clave" para mantener la zona de la bodega con un ambiente sano y fresco una recirculación constante de aire. Se realiza a través de las ranuras que tienen la puerta y el bodegón o respiradero.

Zarcera o bodegónLos "bodegones" o "zarceras" cuya denominación es propia de esta región, son construcciones típicas por su fórma cónica, constituida por un conjunto de piedras labradas cuya construcción es muy singular.

El origen de estas bodegas lo sitúan allá por el siglo XII ó XIII.

Actualmente existen más de 20 bodegas que se están utilizando para guardar el vino en pequeños cubillos, botellas o garrafones para el consumo ordinario o festivo. Se encuentran excavadas a una profundidad entre 5 y 12 metros, ubicadas en la zona llamada el Cogollo. Otras debido al poco cuidado de las mismas, bastantes de ellas, se han hundido por las lluvias y el paso del tiempo. Otras han tenido que ser derrumbadas y cenagadas a propósito, por el peligro que podían ocasionar a las personas que pudieran pasar en su proximidad. Seguramente había más de 50 bodegas en el entorno de este pueblo de La Horra.

Plano-sección de una bodegaSu construcción subterránea varía mucho de unas bodegas a otras. Una muestra de plano, en sección, la tenemos aquí.

Las escaleras suelen ser piedras labradas en dos caras y colocadas con una simple argamasa o con la tierra que en su colocación se mojaba formando un asentamiento de barro. Muchos de los escalones o peldaños tienen algún que otro deterioro que muestra la fragilidad de la construcción. Hoy se van arreglando con masa de cemento y arena o de hormigón.

Escaleras de bodegaSi la piedra que se labraba para los peldaños de la escalera no tenía la anchura del escalón correspondiente se juntaba con otra para cubrir esa medida. Se ven peldaños de un conjunto de dos piedras. Se rejuntaban con otras más pequeñas formando un asentamiento bastante seguro. Los medios de que disponían eran muy rudimentarios.

Otra forma de construir los peldaños de las escaleras es sobre el mismo suelo, dependiendo del terreno. En algunas excavaciones el mismo suelo de la escalera está formada de piedra blanda de tipo arenisca o "asperón" que es una piedra relativamente blanda y fácil de trabajar. Esta piedra se encuentra en la región de la ribera con bastante frecuencia en cualquiera de los pueblos.

Los nombres de cada una de ellas para identificarlas es muy peculiar y curioso, pues tienen su origen según cuentan los más antiguos del lugar, en hechos o acontecimientos ocurridos durante su construcción, tal vez por el lugar de ubicación, bien por el nombre de la familia propietaria, etc. y son tan variados que llama la atención y sorpresa a quienes oyen por primera vez sus nombres. Es el caso de esta que analizamos llamada "mataburras".

Entrada a una bodegaCon frecuencia nos preguntamos ¿Qué se ha hecho durante las últimas décadas para reparar y conservar estas bodegas subterráneas que son símbolo inequívoco de la peculiaridad de La Horra? A mi parecer esta gran obra de ingeniería guarda no sólo un gran potencial turístico, sino, la historia de la Ribera.

Ayuntamiento de La HorraY ¿Por qué no se desarrolla un plan global de recuperación de estas bodegas por parte del ayuntamiento?

En La Horra , quizás, no vemos altivas catedrales, castillos señoriales ni robustas murallas, y a lo mejor es que para ver nuestro legado histórico, sólo tenemos que mirar hacia nuestros pies. En opinión de algunos nativos las bodegas subterráneas son un legado para conservar.

Nave interior de una bodegaHay Ayuntamientos en la zona de la Ribera que conceden subvenciones para consolidar y mantener las bodegas de su casco antiguo, el ejemplo lo tenemos en Aranda de Duero. Incluso estas bodegas son motivo de ruta turística con la compañía de guías, que van explicando todo en su recorrido, comprobando las técnicas utilizadas en su construcción, sus huecos y naves, y los sistemas de embovedados que mantienen una arquitectura tan peculiar que ya quisieran algunos arquitectos actuales contemplar, para analizar cómo con medios tan rudimentarios fueran construidas con tanto gusto y precisión. La cata de los vinos con ese frescor de la bodega hace que se disfrute del jugo agradable de las uvas.

Con frecuencia los vecinos de la villa añoran los buenos ratos pasados en el cogollo, merendando o almorzando y acompañados del rico vino que se subía de la bodega, en aquellos jarros y porrones, acompañados de algun que otro choricillo, queso o taquito de jamón.


Inicio | Historia | La ribera del Duero | La Horra | El vino | Las bodegas | Bodega Mataburras | Libro visitas | Enlaces | Contacta

© CopyRight by A.R.B.E.B.B.L.F.C..2006. All Rights Reserved. Resolución 1024 x 768.